jueves, 31 de mayo de 2012

Los Ballets Rusos de Diághilev 1909/1929 en CaixaForum

23 de mayo de 2012

Paseo del Prado, 36
Metro: Atocha

Hasta el próximo 3 de junio, CaixaForum presenta una exposición sobre el mundo de Diághilev y los ballets rusos.
Serge Diághilev
Esta exposición organizada por el Victoria & Albert Museum de Londres quiere rescatar la figura de Serguéi Diáguilev (Nóvgorod, 1872 - Venecia, 1929) a través de su compañía de danza, los ballets rusos, sin la cual no podría entenderse la evolución de la danza en el siglo XX. La exposición muestra un recorrido por los escenarios y los acontecimientos más importantes que protagonizó la compañía en sus veinte años de existencia.

Los ballets rusos nacen en París en 1900, de una selección de los mejores bailarines del Ballet Imperial del Teatro Mariinsky de San Petesburgo. En 1911 se independizan del Ballet Imperial y sobreviven por poco tiempo a la muerte de su fundador, en 1929. La compañía viaja a los mejores teatros de la época y llega también a Madrid y Barcelona.

La exposición es un recorrido por los escenarios y los acontecimientos más importantes que protagonizó la compañía en sus 20 años de existencia. Un itinerario por los dibujos, programas de mano, carteles, fotografías, vestuario original, archivos, cartas y videos de los ballets rusos. De manera especial se aborda la relación de los Ballets Rusos con España, su impacto y la colaboración con artistas como Manuel de Falla o Pablo Picasso, simpatizantes de los ballets rusos durante la Primera Guerra Mundial.


La Molinera, diseño de Picasso para el "Sombrero de tres picos", del compositor Manuel de Falla,1920

Traje para el Príncipe de L´Oiseau d'Or en el tercer acto de "La Bella Durmiente" (Bluebird pas de deux) de Tchaikovsky, diseñado por Leon Bakst, y utilizado por Nijinsky, 1909

 Vestido del bufón de Chout, a partir de un diseño de Mikhail Larionov, 1921

Programa del teatro Real de Madrid, ilustración del Ballet Sherezade, 1917

Cartel para "Petrouchka" en el Gran Teatre del Liceu, 1917

 Serge Lifar y Alice Niktina en "La Chatte (la gata)", con coreografía de Balanchine, música de Sauguet, y diseño de Naum Gabo y Antoine Pevsner, 1927

Traje para una sílfide del ballet "Les Sylphides" (1909), coreografíado por Fokine, con música de Frédéric Chopin, basado en un diseño de Alexandre Benois, vestido por Lidia Lopokova en 1920

Sege Lifar y Alexandra Danilova en la obra de Igor Stravinski "Apollon musagète" (1928) mostrando la primera versión de los vestidos diseñados por Coco Chanel

 Traje para una ninfa del ballet de Fokine "Narcisse", con música de Nicolas Tcherepnine, basado en un diseño de Léon Bakst, 1911

Traje para la esposa del bufón de Chout, basado en un diseño de Mikhail Larionov, con música de Sergei Prokofiev, 1921

Vestuario para tres bandoleros de "Dafnis y Cloe", con música de Maurice Ravel, basados en diseños de Léon Bakst, 1912
 

Vestuario de "La consagración de la primavera", basada en un diseño de Nicholas Roerich,  con música de Ígor Stravinski y coreografía de Vaslav Nijinsky, 1913
Visita virtual

Fuente del texto y fotos: CaixaForum
Fuente fotos: arndigital.com

lunes, 28 de mayo de 2012

Edificios en el Barrio de Salamanca

9 de mayo de 2012

Distrito de Salamanca, Barrio de Goya
Metro: Príncipe de Vergara//Velázquez/Goya

La Casa de las Bolas en la calle de Alcalá y Goya es uno de los edificios más antiguos del barrio. El arquitecto Julián Marín lo construyó entre 1885 y 1895. Luis Sanz de los Terreros hizo una ampliación en 1905.  El conjunto se rehabilitó en 1995-96.

Cervecería Santa Bárbara en la calle de Alcalá 149, en el edificio de las Bolas

El Corte Inglés (edificio del antiguo Galerias Preciados), en la calle Goya,  85, construido por el arquitecto Javier Feduchi en los años 80

Calle de Alcalá 96
Placa dedicada a Federico García Lorca en la residencia madrileña del poeta

La Plaza de toros de Felipe II  (también conocida como Plaza de la Fuente del Berro), fue construida por los arquitectos Lorenzo Álvarez y Emilio Rodriguez Ayuso en estilo mudéjar,  inaugurándose el 4 de septiembre 1874, con una corrida  a beneficio del Hospital General. El primer toro que murió en ella se llamaba Toruno del duque de Veragua, y la última corrida que se celebró fue en 1934. Su demolición se llevó a cabo en 1935. Estuvo ubicada donde hoy en día se encuentra el Palacio de los Deportes de Madrid.
Foto: Madrid antiguo 2

Mercado de Torrijos en la calle Hermosilla esquina con la calle General Diaz Porlier. Mercado de los años 40, que fue derribado hace cinco años y se vendió a la inmobiliaria Espacio, con la condición de que tenía que volver a construir el mercado; además se han edificado 104 pisos en la parte superior. Se volvió a abrir en 2011, adaptado a las necesidades del consumidor moderno.

Edificio en la calle Goya 77 esquina con la calle General Pardiñas. Lo construyó entre 1919 y 1923 el arquitecto Francisco Javier Ferrero y Llusiá para Valentín Ezquerra, como viviendas de inversion para alquilar, con los característicos miradores de hierro y cristal.

Edificio en la calle Goya, 42 esquina con la calle Príncipe de Vergara, de autor desconocido y fechado entre 1910-1920

Convento de las "Maravillas" de Carmelitas Recoletas en la calle Príncipe de Vergara 23. La iglesia y el convento son del arquitecto Manuel Ortiz Villajos que se inauguró en 1904

Edificio Maria de los Ángeles Espelius en la calle Goya, 32. Construido por su hermano el arquitecto José Espelius entre 1907 y 1909 como vivendas de alquiler

Mercado de la Paz en la calle Ayala, 28, calle Lagasca, 28 y calle Claudio Coello, 48. Mercado municipal que fue inaugurado en 1882. Es uno de los cuatro mercados modernistas construidos en hierro a finales del siglo XIX y el único que permanece como tal. Fue remodelado en 1943.

Antiguas "cuadras" convertidas hoy en día en tiendas de moda, en la calle de Jorje Juan, 12 esquina con la calle Puigcerdá.


Barrio de Salamanca en este blog, 28 de octubre 2008

jueves, 17 de mayo de 2012

Comercios Centenarios III

9 de mayo de 2012

Se conservan en nuestras calles algunos comercios que han superado la centena, generalmente regidos por familias en las que ya trabaja la 4ª ó 5ª generación. Muchos de ellos han sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin perder el cáracter decimonónico en sus establecimientos.

El Ayuntamiento instala una placa de bronce en la vía publica, según diseño de Antonio Mingote, en la que se recoge el nombre del establecimiento, el año en que abrió, y la siguiente mención: "El Ayuntamiento de Madrid agradecido por los servicios a la Ciudad".

La Nueva Parisién en la calle Claudio Coello, 23. Reconocida mercería dedicada a los accesorios de alta costura. El origen del nombre de esta mercería, especializada en botones y accesorios de alta costura, debe buscarse en la moda parisina, que en esta época era un indicador de calidad y glamour y de la que su fundador, Federico García, nutría sus escaparates y alacenas. La tienda se dedica a los accesorios de alta costura: botones, cinturones, sombreros, tocados, flores, guantes, pasamanerías y encargos especiales. Realizados con diseños propios, sus botones brillan con luz propia junto a primeras marcas como Balenciaga o Pertegaz.
La licencia municipal se remonta al 30 de Julio de 1896 para las tiendas de la calle del Barquillo y la Montera. En 1945, un joven Rafael García Álvarez, nieto del fundador, comienza como aprendiz y se convierte en un experto del botón, realizando sus propios diseños y abriendo, en 1969, la sucursal que hoy continúa con sus hijas, Mª. Paz y Belén García.




Joyería Yanes en la calle Goya, 27. Destacan por la exclusividad de sus diseños especiales y por sus colecciones de joyas. Claudio Yanes monta su primera joyería en la calle del Carmen. Desde los inicios se observa en sus diseños una clara influencia de sus orígenes toledanos, dando el nombre de su pueblo, Malpica del Tajo, a una de sus colecciones, “Malpica”.
Su hijo Esteban amplía horizontes con una tienda en la Carrera de San Jerónimo, destacando con sus diseños especiales de joyas realizadas para los invitados de la Boda Real entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia. A su vez, su hijo es el creador de la colección “Alhambra”. En los 70 llega la cuarta generación con Jesús y su esposa Manuela y actualmente trabaja la quinta generación. Yanes cuenta hoy en día con sucursales dentro y fuera de España.
Entre sus colecciones destacan “Palacio Real”, con un número limitado de reproducciones de la “Colección de Plata del Palacio Real de Madrid” y “Tartesos”, que reproduce el sevillano Tesoro del Carambolo.




Joyería Durán en la calle Goya, 19. Esta centenaria joyería destaca por sus colecciones de joyas, los relojes y las piedras preciosas. Pedro Durán y Muñoz comienza su trayectoria profesional madrileña en la platería “Los Meneses”. Después de viajar a París decide montar, junto con su socio Carlos Muñoz, un taller de platería y cincelado en la calle de Alfonso XII. Su primer encargo fue una silla tallada para el Marqués de Castrillo. Pedro Durán se separa de su socio en 1891, comenzando su andadura en solitario. En 1899 se convierte en Proveedor de la Casa Real, a la que proporcionaría cubertería, vajilla, artículos de escritorio y un largo etcétera.
Su hijo Pedro se casa con Susana Bailly-Bailliere de la prestigiosa editorial que llevaba su apellido. Durante la Guerra Civil española se les incautan hasta 900 kilos de plata y el taller se utiliza para la fabricación de clavos de herraduras y varillas para balas. En la actualidad trabaja en esta firma la cuarta generación de la familia.



Álvarez Gómez en la calle Serrano, 14. La firma es conocida por su etiqueta amarilla con el escudo de León, recuerdo de los orígenes de los fundadores, los primos Herminio, Belarmino y Emilio, que vinieron a la capital en busca de fortuna.
Comenzaron en una droguería de la calle Peligros, donde trabajaban de día como aprendices y pernoctaban en ella como parte del salario. Al jubilarse el dueño del comercio se encargaron del negocio, momento en que comenzó la historia de sus aromas naturales a base de limón, bergamota, romero y geranio.
En esta época los perfumistas elaboraban de forma artesanal algunos de sus reconocidos productos: cremas de belleza, tónicos para el cabello, elixires antisépticos, perfumes y aguas de colonia, como la famosa “Agua de Colonia Concentrada Álvarez Gómez”. Hoy en día se conserva y utiliza la fórmula original de su colonia, auténtico éxito de ventas desde su creación en 1912.



La Pajarita en la calle Villanueva, 14. Fundada en 1852 en la Puerta del Sol, con el obrador bajo la tienda, por el bisabuelo del actual dueño. En 1969 se abre la sucursal de la calle Villanueva, frente al Museo Arqueológico y la Biblioteca Nacional. Actualmente es el único local que queda. Debe su nombre a la afición de los contertulios que frecuentaban los cafés de la época, entre otros Miguel de Unamuno, a realizar pajaritas con servilletas de papel. Sus productos, caramelos de dieciséis sabores y bombones, son artesanales. Tal era su fama que llegó incluso a dar nombre en 1913 a la protagonista de una zarzuela, publicada por Casa Dotesio, tan melosa y finolis que se pone de mote el nombre de la más famosa dulcería de Madrid.


© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...