viernes, 12 de mayo de 2023

Jardines de los Palacios de la Finca Vista Alegre

Finca Vista Alegre - Puerta Real
Calle de General Ricardos, 179
ūüöá Oporto

Los jardines de Vista Alegre, dise√Īados por diferentes arquitectos y jardineros para varios propietarios a lo largo de diversas √©pocas, forman un conjunto extraordinariamente variado de jardines de sombra, geom√©tricos, de plantas ex√≥ticas y de prop√≥sito ornamental o r√ļstico de car√°cter productivo.

El itinerario visitable incluye los jardines y elementos más representativos de la quinta decimonónica; el Jardín Romántico, la Plaza de las Estatuas, la Ría y el Parterre. Los palacios, edificaciones y elementos singulares se encuentran en distintas fases de su rehabilitación.

Los Carabancheles fueron desde el siglo XVIII uno de los lugares de recreo predilectos de la alta burguesía y la nobleza de Madrid por su cercanía a la corte y por su clima saludable.

El 8 de marzo de 1832 Mar√≠a Cristina de Borb√≥n adquiri√≥ un establecimiento p√ļblico situado en el camino de Carabanchel y Fuenlabrada. Durante los a√Īos siguientes compr√≥ propiedades a ambos lados de esta v√≠a y, con el prop√≥sito de unirlas, desvi√≥ el camino por el norte, en lo que hoy es calle del General Ricardos. La Reina orden√≥ las obras de trasformaci√≥n de las edificaciones existentes, la construcci√≥n de otras nuevas y la creaci√≥n de un jard√≠n inspirado en la pintura del paisaje. En pocos a√Īos se levantaron caballerizas e invernaderos, se iniciaron las obras del Palacio Nuevo y se plantaron casi veinte mil √°rboles y arbustos que configuraron paseos y plazas. Se construy√≥ una r√≠a navegable y se diseminaron fuentes y peque√Īas construcciones entre los bosquetes.
Las vicisitudes políticas de la época llevaron al exilio a María Cristina, que cedió la finca de Vista Alegre a sus hijas, la reina Isabel II y la infanta Luisa Fernanda. La finca fue adquirida en 1859 por D. José de Salamanca y Mayol, que hizo de ella el escenario de frecuentes fiestas y celebraciones. Tras la venta de su palacio de Recoletos, Vista Alegre fue su residencia habitual hasta su muerte en 1883.
En el a√Īo 1886 los herederos del marqu√©s de Salamanca vendieron la finca al Estado Espa√Īol para que fuese dedicada a la beneficencia, lo que oblig√≥ a realizar grandes reformas para la adaptaci√≥n a los nuevos fines. A su vez, los terrenos del jard√≠n comenzaron a ser ocupados por edificaciones de nueva construcci√≥n que provocaron la fragmentaci√≥n interna de la finca.

Puerta Real








Las estufas eran espacios calefactados destinados al cultivo de plantas ex√≥ticas, la gran pasi√≥n de la jardiner√≠a rom√°ntica. La Real Posesi√≥n contaba con tres; la Estufa Grande y otras dos m√°s peque√Īas, adem√°s de una naranjera circular, que cobijaba en invierno los grandes tiestos de c√≠tricos. La Quinta dispon√≠a tambi√©n de dos invern√°culos, construcciones que consegu√≠an un ambiente templado con un mural de vidrio hacia el sur y protecciones de esteras.

La Estufa Grande es una edificaci√≥n longitudinal, organizada a partir de una rotonda central de la que originalmente part√≠an dos grandes naves destinadas a albergar las plantas, rematadas en sus extremos por sendos pabellones, uno de servicio y otro destinado al Ba√Īo de la Reina, pieza que a√ļn se conserva.

Parcialmente destruida durante la Guerra Civil, el ala hoy en pie, adyacente al Palacio Viejo fue reconstruida por la Dirección General de Regiones Devastadas con proyecto de Manuel Martínez Chumillas. De la construcción del invernadero original se conservan, en el ala opuesta, el muro de cierre del edificio hacia el norte y las piezas pétreas de apoyo de su estructura ligera.






La ba√Īera es una singular pieza de forma circular y escalones conc√©ntricos, realizada en m√°rmol color caramelo, que ejemplifica la doble funci√≥n l√ļdica y productiva de los invernaderos. El ba√Īo y la estancia estaban alimentados por el mismo circuito de calor y vapor que recreaba en la Estufa el clima tropical id√≥neo para el cultivo de especies tra√≠das desde otras latitudes.


Es el n√ļcleo fundacional de Vista Alegre. El edificio actual se levanta sobre la primitiva Casa de Ba√Īos de Vista Alegre, un establecimiento de recreo que, siguiendo la moda de los que exist√≠an a las afueras de Londres o Par√≠s, se populariz√≥ como lugar de ocio entre los madrile√Īos.

El edificio contaba con salas para el ba√Īo, casino, salones, y un jard√≠n posterior donde disfrutar de la m√ļsica y de los espect√°culos al aire libre.  Al Palacio Viejo se le anexion√≥ La Estufa Grande, formando ambos una pantalla que proteg√≠a la intimidad del jard√≠n de las miradas de los transe√ļntes.

A principios del siglo XX, siendo ya la finca propiedad del Estado, el Palacio Viejo fue remodelado para albergar el Colegio de Hu√©rfanas de Militares de la Uni√≥n.  Finalizada la guerra, las Hijas de la Caridad volvieron a Vista Alegre, haci√©ndose cargo del colegio. Actualmente el Palacio es sede del Istituto Superior Madrile√Īo de Innovaci√≥n Educativa (ISMIE)







A pesar de que los jardines de Vista Alegre no tuvieron una concepci√≥n unitaria, por haber sido dise√Īados por diferentes arquitectos y jardineros para varios propietarios a lo largo de diversas √©pocas, durante la etapa del marqu√©s de Salamanca se logr√≥ una satisfactoria integraci√≥n del dise√Īo de los distintos √°mbitos, dando lugar a un conjunto extraordinariamente variado de jardines de sombra, geom√©tricos, de plantas ex√≥ticas y de prop√≥sito ornamental o r√ļstico de car√°cter productivo.

El n√ļcleo principal, al sureste del Palacio Viejo y la Estufa, es un “jard√≠n rom√°ntico” de trazados sinuosos que posibilitaban la sorpresa y la sucesi√≥n de escenas.  El recorrido arrancaba en la plazoleta semicircular situada en el eje del Palacio Viejo, llamada de Las Estatuas por estar enmarcada por diez esculturas de m√°rmol de las que solo se conservan sus pedestales.







A mediados del siglo XX se amplió el Palacio Viejo, anexionándose el edificio de Bella Vista y construyéndose una galería para unir ambas construcciones.
La casa de Bella Vista fue biblioteca y gabinete de ciencias durante el periodo de la Real Posesión, y contaba con herbarios, colecciones de animales disecados, laboratorio e invernáculo propio. Tras la cesión de la finca al Estado se trasformó para acoger el Colegio de Ciegos de Santa Catalina.
Actualmente esta casa es sede del Centro de Educación de Personas Adultas Vista Alegre.


Caballerizas
Las caballerizas, proyectadas por el arquitecto Pascual y Colomer, se levantaron para alojar a los animales de tiro y otras bestias de trabajo, como las mulas de las norias de sangre. Aquí se guardaban también, entre otros carruajes, los coches descubiertos, utilizados para el paseo.

Casa de Oficios
Este espacio arqueológico nos muestra los restos constructivos de una fábrica de jabón, una de las muchas que, asentadas en Carabanchel, surtían de este producto de limpieza a las lavanderas de la ribera del Manzanares.
El gran edificio se organizaba en almacenes, patios y tinajeros para contener aceite, base para la obtención del jabón. Sabemos de la existencia en estos espacios de la actividad fabril desde el siglo XVII, perteneciendo antes de la compra por la reina a los poderosos Cinco Gremios Mayores de Madrid.
Tras pasar a ser Real Posesi√≥n se transform√≥ en la Casa de Oficios de la Quinta de Vista Alegre, cuerpo de apoyo y de servicio para sus palacios. La planta noble fue acondicionada como residencia palaciega para el morgan√°tico Agust√≠n Fernando Mu√Īoz, de ah√≠ el sobrenombre La Casa del Duque con el que tambi√©n fue conocida.

Cedro
Cedrus libani A.Rich. El nombre genérico proviene del latín cedrus, y éste del griego kédros, que en tiempos de Homero designaba a una conífera de madera aromática, como la de los cedros. Originario del Líbano y suroeste de Turquía, donde es más abundante, se introdujo en Inglaterra en 1638 y en Aranjuez en 1787, desde donde vino a Madrid.
Este ejemplar est√° incluido en el Cat√°logo Regional de la Comunidad de Madrid en la categor√≠a de “√Ārbol Singular” por su extraordinario tama√Īo.  Las medidas del Cedro de Vista Alegre, en 2018, eran 5 metros de circunferencia y 35 metros de altura aproximada. Podr√≠a ser el cedro m√°s antiguo de Madrid, dado que se habr√≠a plantado alrededor de 1800.
El 12 de mayo de 1886 el fuerte cicl√≥n que arras√≥ Madrid ocasion√≥ graves da√Īos en el arbolado de la finca. Este cedro y un cipr√©s junto a la galer√≠a del Palacio Viejo son los ejemplares que contin√ļan en el jard√≠n desde entonces.


Ciprés

Ría
El Jard√≠n rom√°ntico estaba surcado de este a oeste por un r√≠o artificial navegable de casi un kil√≥metro de longitud, cuyos m√°rgenes pod√≠an ser recorridos a pie dando acceso a las distintas “escenas del jard√≠n”.
La R√≠a nace junto a la Plaza de las Estatuas en una monta√Īa artificial de la que brota una cascada de agua. Su trazado sinuoso atravesaba la zona de juegos y el bosque, para desembocar en un estanque con una isla baluarte de planta estrellada, a la que se acced√≠a desde las fal√ļas de recreo, de la que solo queda actualmente la huella en el terreno.
La prensa y literatura de su tiempo se hicieron eco del choque de dos de esas barcas que provoc√≥ la ca√≠da al agua de un gran n√ļmero de damas engalanadas.




Palacio Nuevo

El Palacio Nuevo o del marqués de Salamanca fue ordenado construir por la reina María Cristina en los terrenos adquiridos a los Cinco Gremios Mayores. Su construcción aprovecha cimientos y muros de las naves de almacenes y calderas de una fábrica de jabón.

Cuando el marqu√©s de Salamanca adquiri√≥ la Real Posesi√≥n, las obras estaban sin completar y el Palacio nunca hab√≠a sido habitado. S√≠ se encontraba terminado el p√≥rtico, formado por las grandes columnas reaprovechadas del proyecto de Isidro Gonz√°lez Vel√°zquez para la Plaza de Oriente, y concluida la decoraci√≥n de la gran c√ļpula del vest√≠bulo, realizada por Jos√© Evaristo Pannuci.

El arquitecto Narciso Pascual y Colomer continuó las obras con la creación de una nueva fachada hacia el jardín posterior y una gran escalera para acceder al Palacio desde el camino procedente de la nueva puerta, la famosa Puerta Bonita.

En el interior, las estancias privadas y los grandes salones para el lucimiento de la colecci√≥n de arte y antig√ľedades del marqu√©s fueron completados por Federico Madrazo con pinturas de techos y paredes, e iluminados con las primeras luces el√©ctricas.  Otros espacios, como el “fumoir” o sal√≥n √°rabe, se decoraron seg√ļn la tendencia de recrear ambientes ex√≥ticos tan de moda en la √©poca.

Las mayores alteraciones del Palacio fueron fruto de las adaptaciones hechas por las instituciones ben√©ficas y educativas que lo ocuparon a lo largo del siglo XX, desde que en 1887 se instalara en √©l el Asilo de Inv√°lidos del Trabajo, hasta el 2008, a√Īo en que se traslad√≥ el Centro P√ļblico de Educaci√≥n Especial Mar√≠a Soriano, √ļltima de las instituciones en ocupar el edificio






El Parterre
En 1859 D. José de Salamanca y Mayol rehabilitó completamente la finca y sus jardines y retomó las obras del Palacio Nuevo.
El Palacio gener√≥ en torno a s√≠ una serie de jardines de car√°cter variado: “El Parterre” neocl√°sico, de trazados geom√©tricos, y “El Giardino", de tradici√≥n napolitana, que organizaba en terrazas el jard√≠n posterior y la huerta.
Frente a la fachada principal del Palacio se sit√ļa El Parterre, configurado por setos que dibujan un jard√≠n para ser visto desde el interior de las estancias palaciegas. Su trazado est√° organizado alrededor de tres fuentes circulares, una central m√°s grande y dos laterales, dise√Īadas por Narciso Pascual y Colomer. La fuente central, de los Caballos, se adorna con un grupo escult√≥rico de caballos rampantes, a los que debe su nombre.




Fuente de los Caballos



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Conocer Madrid. Te esperamos pronto

© √Āngela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...