sábado, 26 de junio de 2021

Arte publico

Se conoce como escultura urbana a toda pieza esculpida realizada con el propósito de embellecer de forma artística a diversos encornos urbanos dando a conocer un mensaje reflexivo a la sociedad que habite en el. Una de las características primordiales de este elemento, consiste en dar un lenguaje propio donde el arte sea el medio comunicacional entre lo que se considera obra-espectador.
Los materiales utilizados en la elaboración de estas esculturas son muy diversas e incluso, cualquier material resistente a la interperie se considera altamente capopacitado para ser utilizado.
Cuando se denominan a este tipo de escultura como urbanas, quiere decir que su ubicación este dentro de grandes ciudades o urbes. El primordial requerimiento es que se encuentren ubicadas en un punto determinado donde puedan ser percibidas cumpliendo asi una función artística y llamativa a la vez.

Hasta el s. XIX los primeros monumentos de Madrid que salieron a las calles fueron las fachadas de sus edificios más destacados; iglesias, palacios y edificios civiles. La portada de los edificios era arte público.

Iglesia de San José
Perteneció a un convento desaparecido de carmelitas descalzos dedicado a San Hermenegildo. La portada barroca de finales del s. XVII es de Pedro de Ribera en la cual se puede ver el símbolo del Carmelo y de la Virgen del Carmen.


Palacio de Santoña (antiguamente palacio de Goyeneche)
Una construcción del siglo XVI, reformada posteriormente en el siglo XVIII por el arquitecto Pedro de Ribera, y en el siglo XIX por Antonio Ruiz de Salces. En la fachada se  puede ver el escudo del marques de Santoña. Actualemente es la Cámara de Comercio.



Palacio de Santa Cruz (Cárcel de Corte)
El rey Felipe IV ordenó en 1629 su construcción para Cárcel de Corte y ha tenido varios cambios de uso y de denominación: Palacio de Santa Cruz, Palacio de Justicia, Ministerio de Ultramar, Ministerio del Estado y, desde 1938, es sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. El edificio principal fue proyectado por Juan Gómez de Mora en 1629. Destacan el vestíbulo, la gran escalera y la capilla, hoy convertida en zona de paso. Se puede apreciar en su fachada el escudo real y el Ángel Custodio patrón de los presos

 
Un pequeño ejemplo de la escultura urbana
 
 La estatua de la Mariblanca (Venus)
Es una reprodución de una antigua y popular escultura adquirida por el escultor italiano Ludovico Turqui en 1625 para coronar la fuente monumental que se hallaba frente a la iglesia del Buen Suceso, hoy en día desaparecida. Dicha fuente, que poseía muchos caños, se encontraba en el lugar ya desde 1616. Popularmente se la ha venido denominando la Mariblanca debido a la blancura del mármol en el que está tallada.
Actualmente se encuentra en la Puerta del Sol, cerca de la entrada de la calle Arenal
 

San Isidro Labrador.
En el puente de Toledo construido entre los años 1718 y 1732 por el arquitecto Pedro de Ribera, se encuentra la hornacina en la zona central del puente realizada en 1723 por el escultor Juan Alonso Villabrille y Ron

Santa María de la Cabeza
En el puente de Toledo construido entre los años 1718 y 1732 por el arquitecto Pedro de Ribera, se encuentra la hornacina en la zona central del puente realizada en 1723 por el escultor Juan Alonso Villabrille y Ron

Fuente de Cibeles
La fuente de Cibeles fue diseñada en 1777 por el Maestro Mayor de la Villa y de sus Fuentes y Viajes de Agua, el arquitecto madrileño Ventura Rodríguez, por encargo del Consejo de Castilla, y dentro del programa iconográfico del nuevo Salón del Prado que había ideado hacia 1776.
Los artistas encargados de su ejecución fueron Francisco Gutiérrez (figura de la diosa y el carro), Roberto Michel (los leones) y el adornista Miguel Ximénez.
Plaza de Cibeles
 
Fuente de Neptuno
La fuente de Neptuno formaba parte de la ordenación del Salón del Prado, que incluía en cada extremo una fuente, las de Neptuno y Cibeles y otra en el punto central, la de Apolo.
En 1780 ya había realizado Ventura Rodríguez los estudios preliminares y firmaba el proyecto de la fuente.
La fuente fue encargada a Juan Pascual de Mena, pero debido a su avanzada edad fue su discípulo José Arias quién esculpió la figura de Neptuno y los caballos; al fallecer Pascual de Mena, todavía restaban por terminar la concha a modo de carroza de Neptuno, el agua y los delfines, que serían encargados, en primera instancia al propio José Arias y a Manuel Tolsa, pero finalmente fueron terminados por José Rodríguez, Pablo de la Cerda y José Guerra, quienes notificaron la finalización de los trabajos el 30 de octubre de 1786.
Plaza Cánovas del Castillo
 
Fuente de Apolo, también llamada de las Cuatro Estaciones, ocupa el centro de lo que se llamó Salón del Prado. Forma parte de los tres grupos escultóricos diseñados por Ventura Rodríguez junto a la de Cibeles y Neptuno. Se empezó a construir en 1780 durante el reinado de Carlos III por Manuel Álvarez, que se encargó de las cuatro estaciones. La figura de Apolo la realizó Alfonso Giraldo Bergaz en 1802. De diseño neoclásico, la fuente se inauguró un año más tarde, en 1803, para celebrar el enlace del príncipe heredero Don Fernando (futuro Fernando VII), hijo de Carlos IV
Paseo del Prado

 
Miguel de Cervantes Saavedra
Figura completa del escritor en pie, realizada en bronce y con la pierna derecha ligeramente doblada, que proporciona así cierto movimiento a la estatua. El escritor va vestido al gusto de la época con calzón corto, chaquetilla abotonada bajo la que aparece la gola, cubierto con una capa corta, de pliegues movidos por la parte posterior y por la parte delantera cuelga del hombro izquierdo y así cubre el brazo dañado en la batalla. Sujeta con la mano derecha, un rollo de papeles, y la izquierda la apoya sobre la empuñadura de la espada, en clara alusión a su carrera militar
Plaza de las Cortes
 
Murillo
Este monumento, inaugurado el 25 de junio de 1871 por el rey Amadeo de Saboya, es una réplica del realizado en 1859 por el escultor madrileño Sabino de Medina en Sevilla, el pedestal es del arquitecto Agustín F. Peró, cuyo diseño ejecutó su compañero José Lois e Ibarra gratuitamente
Plaza Murillo frente al Jardín Botánico
 
Felipe III
La estatua fue un regalo de Cosme II de Médicis, Gran Duque de Toscana, al rey. Iniciada por Juan de Bolonia en Florencia, a su muerte la terminaría su discípulo Pietro Tacca. Se utilizó como modelo el retrato que del rey realizara el pintor de cámara Juan Pantoja de la Cruz.
El trabajo de los bajorrelieves, escudos y lápida fue un encargo municipal al escultor Sabino de Medina y la leyenda de la lápida no se aprobará hasta enero de 1849.
En mayo de 1970, y por las obras del aparcamiento subterráneo de la Plaza, se trasladó la estatua al Parque de El Retiro, al jardín de las Estufas, hasta el 5 de junio de 1971, fecha en la que vuelve a su primitiva ubicación.
Plaza Mayor en el centro de la plaza

 
Estatua ecuestre de Felipe IV
Ésta se debe al escultor Pietro Tacca, quien la realizó en Italia utilizando un diseño de Velázquez y con el asesoramiento científico de Galileo Galilei para asegurar su estabilidad, llegando a Madrid en 1641 y colocada en uno de los patios del Casón del Buen Retiro. En 1843 Isabel II la mandó colocar en el centro de la plaza de Oriente después de haber tenido distintos emplazamientos. El conjunto se completa con un pedestal, adornado con diferentes grupos escultóricos, y dos fuentes que fueron realizados en el siglo XIX, dentro del contexto de las obras de construcción de la Plaza de Oriente.
Plaza de Oriente



Daoíz y Velarde
La iniciativa de levantar un homenaje a los héroes partió del rey Fernando VII y fue sufragado por el Cuerpo de Artillería. Fue encomendado al escultor Antonio Solá, quién lo realizó en 1822, durante su estancia en Roma. Fue traído a Madrid en 1831 y se expuso en el Museo del Prado. En el año 1932, fue instalado en la plaza del Dos de Mayo, junto al Arco de Monteleón

Isabel II.
Reina de España entre 1833 y 1868, era hija de Fernando VII y de su cuarta mujer, Mª Cristina de Borbón. A los tres años de edad fue proclamada princesa de Asturias, a los 13 es declarada mayor de edad e inicia su reinado. En junio de 1870 abdicó en su hijo, Alfonso XII y murió en París en 1904; está enterrada en el Panteón del Monasterio de El Escorial.
La estatua data de 1850, la costeo Manuel López de Santaella y la realizó José Piquer y Duart.
Plaza de la Ópera


Estatua de Mendizabal
Obra de José Grajera, fundida en París entre 1856-1857, representaba al estadista vestido con ropa habitual y una capa española, inaugurada en 1869 en la actual plaza de Tirso de Molina llamada en aquella época plaza del Progreso. Fue retirada fundiéndose tras la Guerra Civil.
Ilustración de Pellicer

Pedro Calderón de la Barca
Homenaje al hijo predilecto de Madrid. La estatua fue realizada por el escultor Juan Figueras; el Ministerio de Estado, propietario de la misma, la cedió a la villa de Madrid.
La Academia de la Historia aprobó en febrero de 1879 las inscripciones para el pedestal y en noviembre del mismo año la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando propuso su instalación el la antigua plaza del Príncipe Alfonso, hoy de Santa Ana, frente al Teatro Español.
Se inauguró el 2 de enero de 1880, coincidiendo con la muerte del escritor López de Ayala, quien escribió los versos del pedestal

El Ángel Caído
De Ricardo Bellver nunca fue propiedad municipal, sino del Museo del Prado depositado en el retiro como elemento de mobiliario urbano. Fundida en bronce (en la Casa Thiebaut-Fils en París, en contra de la opinión del escultor, que quería fundirla en Roma), se expuso con éxito en la Universal de 1878 e ingresó en el Prado
Se encargó al arquitecto Francisco Jareño un poedestal con el que forma un conjunto inseparable

El grupo escultórico que corona el monumento a la reina Isabel I de Castilla representada cabalgando entre el Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba y el Cardenal Pedro González de Mendoza, fue modelado en yeso por el escultor barcelonés Manuel Oms Canet (18421889) durante sus dos últimos años de pensionado en Roma, con el título La apoteósis de Isabel la Católica marchando a la realización de nuestra unidad nacional, mereciendo los mayores elogios del célebre pintor José Casado del Alisal que propuso pasarlo a bronce.
Paseo de la Castellana, jardines Museo Ciencias Naturales


Monumento a Indíbil y Mandonio
Fue elaborado con yeso por el escultor barcelonés Medardo Sanmartí en 1884. La escultura representaba a Istolacio e Indortes. En 1946 se realizó la réplica en bronce, que es la que se expone en la actualidad, y se dedicó a los guerreros ilergetes. Se encuentra en Lérida

San Felipe y San Simón
Antonio Moltó Lluch, pensionado entre 1882-1885, hizo dos estatuas del apostolado de San Francisco el Grande, San Felipe y San Simón, una de las cuales se le pagó y la otra se le consideró como envío pensionado

Roncesvalles
Obra de Eduardo Barrón, que nunca llegó a convertirse en monumento

El estado le compra a Agustín Querol el relieve de San Francisco curando a los leproso, muchos años después el Sagunto para el Prado

Sagunto
Obra realizada en Roma por Agustín Querol y Subirats en 1888, que fue el envío de su cuarto año de pensión.
Museo del Prado

Monumento  la Constitución
Juan Vancell, hizo un espectaluar monumento a la Constitución de 1812 muy elogiado, dejó su creación en el estudio y pasó como déposito a la fundición Nelli, sin llegar a convertirse nunca en monumento porque el ayuntamiento de Madrid alegó falta de fondos

Girona grupo escultórico
A Antonio Parera, la Academia de Bellas Artes de San Fernando, le concedió una beca en 1888 para ir pensionado a Roma donde permaneció durante cuatro años.
Grupo escultórico en la Plaza Cataluña de Barcelona

Al Pueblo del Dos de Mayo de 1808
La escultura era el envío de tercer año del escultor Aniceto Marinas como pensionado de número en Roma, y mereció Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1892, siendo adquirida por el Estado para el Museo de Arte Moderno.
Conmemora el heroísmo del pueblo de Madrid el 2 de mayo de 1808, mediante un grupo escultórico formado por el teniente Luis Daoiz, el chispero Juan Manuel Malasaña, su hija Manuela Malasaña y un niño anónimo. Con motivo del centenario del Dos de Mayo de 1808.
En origen se levantó en la glorieta de San Bernardo, trasladándose después a la glorieta de Quevedo, y en 1967 a su actual ubicación.
Plaza España
 
La astucia y la fuerza (Sanson y Dalila)
Obra de Antonio Alsina que fue a la Universal de París en 1900, ni siquiera llegó a ser adquirida por el Estado

Marqués del Duero
El monumento al Marqués del Duero fue inagurado el 27 de Junio de 1885. La escultura es obra de Andrés Aleu y el pedestal y los relieves que lo adornan, diseñados también por Aleu y en los que se relatan la entrada del marqués en Oporto y la batalla del monte Muro, fueron realizados por Pablo Gilbert
Plaza del doctor Marañón

Monumento Marques del Duero. Relieves de Pablo Gibert

General Espartero.
La estatua ecuestre en bronce, sufragada por suscripción nacional, se encargó al escultor Pablo Gibert Roig.
La inauguración tuvo lugar el 31 de agosto de 1886, quedando protegida por un enverjado que se retiró años más tarde.
Calle O'Donnell confluencia con Calle Alcalá

Relieve El abrazo de Vergara que se dió en 1839 con el carlista Maroto
 Goya
Esta estatua homenaje al pintor es uno de los monumentos madrileños que más cambios de ubicación ha sufrido en el corto lapso de menos de medio siglo. Ha estado en el Paseo de Coches del Parque del Retiro, en la calle Goya en las proximidades de su cruce con el bulevar de Velázquez, y finalmente en 1946 se trasladó a su emplazamiento actual.
Es obra del escultor Mariano Benlliure.
Calle Felipe IV frente a la fachada norte del Museo del Prado

Bravo Murillo

Esta estatua, modelada por el escultor madrileño Miguel Ángel Trilles y consagrada al ilustre estadista pacense -de Fregenal de la Sierra- Juan Bravo Murillo, que como ministro de Instrucción y Obras Públicas promovió la construcción del Canal de Isabel II para abastecer de agua a la capital, fue erigida por el Ayuntamiento dentro del programa ideado por el alcalde Alberto Aguilera para conmemorar la jura del rey Alfonso XIII al cumplir la mayoría de edad el año 1902.
Calle Bravo murillo esquina a José Abascal


Monumento a Antonio Cánovas del Castillo
Está situada frente al Senado en la plaza de la Marina Española. Fue realizada por el arquitecto José Grases Riera en 1901, con la colaboración de Joaquín Bilbao, teniendo el monumento una altura de 16 metros.

Marqués Viudo de Pontejos
Fundador de la Caja de Ahorros, está considerado como  uno de los mejores alcaldes que tuvo Madrid.
Obra del escultor Medardo Sanmarti y Aguiló
Plaza de las Descalzas

Tirso de Molina
.
Tirso de Molina, seudónimo de Fray Gabriel Téllez Girón.
Obra del escultor Rafael Vela del Castillo, fue inaugurada en 1943
Plaza Tirso de Molina

Francisco de Goya

El origen de esta estatua hay que buscarlo en la creación del escultor, pintor y fotógrafo José Llaneces, datada en 1890, pero que el autor regalara al Estado Español en 1904. Su evolución ha sido ciertamente dinámica: Instalada entonces en la escalinata norte del Museo del Prado, en 1925 es cedida al Excmo. Ayuntamiento de Madrid y colocada en la escalera principal de la Casa de la Villa; en 1986, en el marco de una inauguración presidida por el alcalde Juan Barranco, tuvo lugar su reincorporación urbana a la actual ubicación.
Glorieta San Antonio de la Florida frente a las ermitas de San Antonio de la Florida


Velázquez

Esta escultura, dedicada al sin igual pintor Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, preside la entrada del frente principal del Museo del Prado.
Este monumento, realizado por el escultor Aniceto Marinas sobre un pedestal diseñado por el arquitecto Vicente Lampérez y Romea, que se construyó a expensas de la Sociedad Central de Arquitectos, fue inaugurado el 14 de junio de 1899, coincidiendo con el III centenario del nacimiento de Velázquez, contando en la misma con la presencia de la reina regente María Cristina de Austria y del rey Alfonso XIII. Con el tiempo el pedestal sufriría algunas modificaciones, como la pérdida de las ramas de laurel talladas en las pilastras del frente principal

Estatua de Quevedo

En 1902 para celebrar la jura y mayoria de edad del rey Alfonso XIII, el Ayuntamiento siendo su alcalde Alberto Aguilera, encargó una serie de estatuas de varios personajes insignes a distintos escultores, entre ellas, se encuentra la de Francisco de Quevedo y Villegas, del escultor Agustín Querol Subirants.
Glorieta de Quevedo

Félix Lope de Vega Carpio
La elección de éste monumentos se realizó por el Ayuntamiento para conmemorar la mayoría de edad y Coronación del rey Alfonso XIII. Se inauguró el 5 de junio de 1902 por el propio rey en la Glorieta de San Bernardo, donde estuvo hasta 1908, fecha en la que se trasladó a la Glorieta de Rubén Darío para, finalmente, en 1966, trasladarse a su ubicación actual.
Fue realizada por el escultor Mateo Inurria
La selección de los títulos que aparecen en el pedestal fue hecha por Marcelino Menéndez Pelayo.
Plaza de la Encarnación frente al convento de la Encarnación

Diego de Silva Velázquez
.
Este monumento es ya el quinto que se dedica en la capital al supremo pintor sevillano.
Es obra del escultor madrileño Francisco López Hernández, señala el cruce de la propia calle de Velázquez con la de Juan Bravo, donde se instaló a instancias del Ayuntamiento de Madrid siendo alcalde Agustín Rodríguez Sahagún, que lo inauguró el 11 de marzo de 1991.
Calle Juan Bravo frente a calle Velázquez

Jacinto Benavente
Esta escultura es un homenaje al Teatro personificado en el escritor Jacinto Benavente y Martínez. Representado por una figura femenina, se trata de una estatua de inspiración griega. Obra de Victorio Macho Rogado
Parterre del Parque del Retiro

Miguel Moya

La escultura es un homenaje de los periodistas a su compañero Miguel Moya Ojanguren, fundador y primer presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid desde 1895 hasta 1920. Obra del escultor Mariano Benlliure y Gil
Parque del Retiro

Campoamor
Se trata de un homenaje al dramaturgo asturiano Ramón de Campoamor y Campoosorio, quién habría de obtener su primer reconocimiento literario con la obra "Doloras" en 1846. 
Tras el fallecimiento del escritor, a propuesta del periodista Mariano de Cavia se levantó el monumento en el Retiro, inaugurado en 1914, donde Campoamor gustaba pasar grandes ratos.
Se trata de un conjunto organizado con tres elementos o escenas: uno central de grandes dimensiones, y dos que acompañan la estatua del escritor, son escenas con personajes de sus obras.
Del escultor Lorenzo Coullaut Valera.
Paseo Duque de Fernán Parque del Retiro

General Martínez Campos
La idea de dedicar un monumento para enaltecer y honrar la figura del capitán general Arsenio Martínez de Campos y Antón surgió en 1888.
La estatua fue realizada por suscripción popular, en la que participó la Familia Real, el Gobierno y el Ejército, la obra fue realizada por el escultor Mariano Benlliure en 1907.
Plaza Guatemala del Parque del Retiro

Monumento a Santiago Ramón y Cajal
Obra del escultor Victorio Macho. Fue inaugurado el 24 de abril de 1926 por Alfonso XIII, en un gran acto oficial al que Cajal no asistió.
Parque del Retiro

Galdós
Benito Pérez Galdós es el gran escritor costumbrista y realista de finales del siglo XIX y principios del XX.
El monumento, inaugurado el 20 de enero de 1919 y con la asistencia del propio homenajeado, es obra juvenil del escultor Victorio Macho.
Parque del Retiro

Monumento a Alfonso XII
Conjunto escultórico y arquitectónico rinde homenaje al rey Alfonso XII. Fue inaugurado por su hijo Alfonso XIII en 1922. Con diseño del arquitecto catalán José Grases Riera. La figura ecuestre, de más de 20 metros de altura, fue creada por el escultor Mariano Benlliure.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en Conocer Madrid. Te esperamos pronto

© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...