sábado, 3 de noviembre de 2012

Jardines del Retiro

Distrito de Retiro, barrio de Jerónimos
Metro: Atocha

Partiendo de la plaza del Emperador Carlos V y subiendo por la calle Claudio Moyano (Cuesta de Moyano), nos damos un paseo por la parte sur de los Jardines del Retiro.

Los jardines tienen su origen entre los años 1630 y 1640, cuando el Conde-Duque de Olivares (Gaspar de Guzmán y Pimentel), valido de Felipe IV (1621–1665), le regaló al Rey unos terrenos que le habían sido cedidos por el duque de Fernán Núñez para el recreo de la Corte en torno al Monasterio de los Jerónimos de Madrid. Así, con la reforma del Cuarto Real que había junto al monasterio, se inició la construcción del Palacio del Buen Retiro. Contaba entonces con unas 145 hectáreas. Aunque esta segunda residencia real iba a estar en lo que en aquellos tiempos eran las afueras de la villa de Madrid, no estaba excesivamente lejos del Real Alcázar y resultó ser un lugar muy agradable, por estar en una zona muy boscosa y fresca.

La Cuesta de Moyano es el nombre popular con el que se conoce a la calle de Claudio de Moyano, famosa por las casetas de venta de libros (muchas de ellas de libreros de viejo, o de segunda mano) que están instaladas junto a la verja del Jardín Botánico. La calle comunica el Paseo del Prado con el parque del Retiro y actualmente está peatonalizada.

Esta feria permanente, abierta todos los días de la semana, tiene su origen en 1925, cuando se instaló una hilera de casetas de madera de unos 15 metros cuadrados que en su día no tenían luz ni calefacción y que, con los años, fueron sustituidas por otras con mayores comodidades, aunque de similar apariencia a la de las originales.

Fuente nueva de la Alcachofa, en el centro de la plaza del Emperador Carlos V (Atocha)

Al inicio de la calle nos encontramos el monumento a Claudio Moyano

 Casetas en la Cuesta de Moyano

Cuesta de Moyano

 Subiendo por la calle Claudio Moyano a la derecha, vemos la parte posterior del edificio del Ministerio de Agricultura




 Chimenea de la antigua escuela de Artes y Oficios, dentro del recinto del Ministerio

Edificio de viviendas entre las calles Alfonso XII y Doctor Velasco, construido en 1922 por el arquitecto Críspulo Muro Cabeza

Entramos al jardín por la Puerta del Ángel Caído


En el Cerrillo de San Blas se encuentra el edificio de  la antigua Escuela de Caminos Canales y Puertos, construida en 1888. Actualmente es la sede de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos del Ministerio de Educación

En el Cerrillo de San Blas también se encuentra el Observatorio Astronómico


Distintas vistas del jardín









Fuente y estatua de Ricardo Bellver El Ángel Caído




 
Alrededor del jardín, las pérgolas con las columnas cubiertas por una cuidada yedra 




Otra visita al Jardín del Buen Retiro en este blog
Barrio de los Jerónimos en este blog
Ministerio de Agricultura en el este blog

6 comentarios:

  1. El Retiro es mi antigua zona, cuando yo vivi en la Torre del Retiro al los finales de los 80.! Con lo cual conzoco muy bien la Rosalera y el Palacio del Cristal! Un parque magnifico y divertido!
    Gracias por recordarmelo de nuevo!
    Saludos de Madrid a MADRIZ

    ResponderEliminar
  2. mira-y-come para foodies, si has vivivido en ese entorno, todo te será familiar y seguro te recordará algunas vivencias de aquellos años vividos en este magnifico parque.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Como siempre interesante y perfectamente ilustrado. Gracias Ángela una vez más.

    Pedro. Zorro Corredero

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Pedro Alfonso por pasarte por aquí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Si digo los años que llevo viviendo cerca del Retiro nadie se va a creer que tenga esa memoria. La de cosas que me han pasado en él, incluso alguna buena. Todas las tardes volviendo del colegio entrando por la cuesta de Moyano y saliendo por la Puerta de Granada. Años después entraba por la Puerta de América y salía a la Plaza de la Independencia cuando iba a trabajar. Hasta carreras de motos he visto en El Retiro. Cuando hice la Primera Comunión, las fotos en la Rosaleda. Cómo olía a tigre al pasar junto a la Casa de Fieras por Menéndez Pelayo. Para un niño vivir junto a la Casa de Fieras era la FELICIDAD, así con mayúsculas. Nos sabíamos hasta el chimpancé que si le cabreábamos se cagaba y nos tiraba la ñórdiga (para eso siempre llevábamos a un novato). En fin, si yo contase...

    ResponderEliminar
  6. Juan Ignacio muy curioso todo lo que cuentas, normal si has estado tanto tiempo pasando por él y viviendo cerca. Recuerdo también la casa de fieras y la carrera de motos.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Conocer Madrid. Te esperamos pronto

© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...