martes, 17 de octubre de 2017

IV Centenario Plaza Mayor de Madrid

La Plaza Mayor ha sido durante cuatro siglos el patio común de la villa, plaza a la vez uniforme y diversa, lugar de encuentro y convivencia para uso y disfrute compartido por todos los madrileños y visitantes, constituyendo uno de los espacios más singulares de Madrid.

Empezó a cimentarse sobre el solar de la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la villa a finales del siglo XV, cuando se trasladó la corte de Felipe II a Madrid. En 1617 se encarga al arquitecto Juan Gómez de Mora establecer uniformidad a los edificios de este
lugar, que durante siglos ha acogido festejos populares, corridas de toros, beatificaciones, coronaciones y también algún auto de fe.

La Plaza Mayor es el lugar más emblemático de la capital. El nombre ha variado a lo largo de la historia: plaza del Arrabal, de la Constitución, de la República, Real, del Progreso y Mayor, y ha sufrido tres grandes incendios: en 1631, 1670 y 1790.

La Casa de la Panadería. Recibe este nombre porque en su planta baja, fue instalada la tahona pública o despacho de pan; en la planta sótano se situaron las caballerizas de los panaderos, mientras que la planta noble fue reservada para el uso y disfrute de la Familia Real.
Iniciada por Diego Sillero, en 1590 siguiendo un proyecto del arquitecto Francisco de Mora, sobre un sótano abovedado preexistente que había sido realizado por los aparejadores del Real Alcázar, Antonio Segura y Andrés de Herrera, será acabada y transformada en 1617 por Juan Gómez de Mora al integrarla en el conjunto de la Plaza Mayor. 
Tras el segundo incendio de la plaza, en 1672 el edificio fue reconstruido. Tras el tercer incendio de la plaza en 1790, del que se libró la Casa de la Panadería, sirvió de referencia a Juan de Villanueva para la reconstrucción del caserío de la plaza. La decoración de la fachada con personajes mitológicos es obra de Carlos Franco realizada en 1992.

Escudo de España con las armas en tiempos de Carlos II en la fachada de la Casa de la Panadería

Casa de la Carniceria. Originalmente, albergaba la instalación general desde la cual se suministra carne a los mercados de la ciudad, de ahí el nombre del edificio. Situada en el sur de la Plaza Mayor se cree que fue completamente reconstruida tras el primer incendio de la Plaza Mayor en 1631 al estilo de la Casa de la Panadería, que se encuentra justo enfrente.
La actuación inicial fue de Juan Gómez de Mora en 1617, y la reconstrucción de Juan de Villanueva en 1790. Luis Bellido reforma parte del edificio para convertirlo en Hemeroteca Municipal. Posteriormente ha tenido otras intervenciones, la última entre 1988 y 1992.





En el centro de la plaza se encuentra la Estatua ecuestre de Felipe III, obra de Juan de Bolonia y Prieto Tacca.



Entrada a la Plaza Mayor por la calle de Toledo

Entrada a la plaza por el Arco de Cuchilleros

Entrada a la Plaza Mayor por la calle Siete de Julio.

Entrada a la Plaza Mayor por la calle Felipe III

En la plaza Mayor y su entorno se conservan varios comecios centenarios.

Los Galayos. Restaurante centenario que nace como Casa Rojo, llamado así por su fundador Urbano Rojo, del que hasta hoy llega la cuarta generación de su familia. Comienza como lugar de tapas y aperitivos, evolucionando hasta el actual restaurante donde se mezcla la cocina castellana con la cocina actual. En el local se reunía para sus tertulias la Generación del 27. De aquéllas ha quedado constancia fotográfica en el homenaje a Luis Cernuda, celebrado con un banquete con motivo de la publicación de su obra “La realidad y el deseo”, justo antes de la Guerra Civil. Fue en este lugar donde comía Tierno Galván, o donde la pluma de Pérez Reverte imaginó la figura del conocido Capitán Alatristre.
Calle Botoneras, 5 y Plaza Mayor, 1



En torno a la plaza como en la calle Botoneras se encuentran establecimientos en los cuales se sirven tipicos platos madrileños, como los bodadillos de calamares.



La Favorita. Se funda en el mismo año que Casa Yustas, y ambos se dedican al negocio del sombrero. Situada a la izquierda de la Casa de la Panadería desde sus orígenes, que comenzaron con Teodoro Engita, hoy van por la cuarta generación de “Engitas” dedicados a vestir las cabezas de los madrileños y sus visitantes.
El sombrero, en invierno y el “canotier o panamá”, en verano, era prenda necesaria para el caballero, sobre todo en el Madrid decimonónico. Dedicada a la venta de chisteras, bombines, sombreros de fieltro o gorras de punto, ha introducido, como otras tiendas de la Plaza Mayor, otros objetos como artículos de regalo, botas de vino (de las ZZZ), camisetas, bufandas, llaveros, abanicos, dedales, etc.
Plaza Mayor, 25


Casa Yustas. Esta casa nace de la fusión de varias tiendas pequeñas que integra su fundador, Leopoldo Yustas Ayuso. Se dedica, desde su fundación en 1894, a la venta de sombreros, gorras, trajes regionales y efectos militares. Para la fabricación de insignias, el montaje de banderas, banderines y gorras, se contaba con taller propio.
Otros productos se compraban, como las banderas en Cataluña y la sombrerería en Sevilla.
En sus actuales tres plantas de exposición podemos encontrar artículos de regalo, recuerdos y porcelanas, sombreros y efectos militares. Entre la sombrerería encontramos sombreros tradicionales, hechos a medida y de línea más moderna. Además la compra puede realizarse desde cualquier rincón del mundo a través de Internet.
Plaza Mayor, 30


Imagenes curiosas de distintas épocas de la plaza
 
 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Convento del Cristo de El Pardo

Pista del Cristo de El Pardo nº 11
Bus 601-602
Distrito Fuencarral-ElPardo
El Pardo Madrid

El Convento de Nuestra Señora de los Ángeles (conocido popularmente como Convento del Cristo de El Pardo) se remonta a principios del siglo XVII.

Situado en lo alto de una colina y rodeado de pinares y encinares, su construcción se llevó a cabo bajo los auspicios de la monarquía española, siendo el rey Felipe III quien ordenó su fundación en 1612. Una edificación muy sobria y sencilla. En el año 1615 el arquitecto Juan Gómez de Mora proyectó el edificio definitivo; las obras, sin embargo no comenzaron hasta 1638, ya con la asistencia del rey Felipe IV. Viéndose culminadas el 9 de Octubre de 1650. Esa es la estructura que ha llegado hasta nuestros días, si bien con bastantes transformaciones, debido a los deterioros sufridos durante la Guerra de la Independencia y, posteriormente, por la Guerra Civil, y a remodelaciones impuestas para la conservación y optimación del edificio. La iglesia del convento, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles, derruida por la invasión napoleónica, tuvo que ser reconstruida por completo. Su planta actual se debe a un diseño de Isidro González Velázquez, ejecutado entre 1830 y 1833. Desde el 1910 fue sede del seminario seráfico capuchino, con el nombre, que aún hoy luce en la fachada de la iglesia, Seminario de Misiones.
La iglesia guarda, en una capilla lateral, su joya más preciosa, la imagen del Cristo yacente, en madera policromada, del s. XVII, obra del escultor Gregorio Fernández. Encargada, según la tradición, por Felipe III, tras el nacimiento de su heredero, fue donada por él al convento de El Pardo en 1615. Se encuentra en el interior de una urna acristalada, obra del orfebre Félix Granda, regalada por Francisco Franco en 1940.

Destaca principalmente en el área de la pintura y la escultura. Arquitectónicamente, su lugar más sobresaliente es la iglesia, presidida por un gran lienzo de Francisco Rizzi, representando a Nuestra Señora de los Ángeles, con san Felipe, a su derecha, y san Francisco de Asís, a su izquierda. En la actualidad se conservan algunas obras de José Ribera, Bartolomé González y Lucas Jordan, y algunos anónimos. También reviste interés artístico y devocional la imagen de La Divina Pastora, patrona de la Orden Capuchina, obra de Mariano Bellver.

Cristo de El Pardo (Hermanos Capuchinos)

Fuente del Santísimo Cristo de El Pardo, a los que algunos atribuyen propiedades curativas


Retablo. Nuestra Señora de los Ángeles, obra de Francisco Rizzi



Nuestra Señora de los Ángeles, de Bartolome González

San José con Ángeles músicos ¿Angelo Vardi?

La Virgen con el Niño (Copia de Rafael)

Misterio de la coronación de Nuestra Señora, de Francisco Ignacio Ruíz de la Iglesia

La Divina Pastora, patrona de la Orden Capuchina, obra de Mariano Bellver

Capilla lateral izquierda




Nuestra Señora del Consuelo, anónimo

San Fernando, de Lucas Jordán

San Jerónimo ¿Martín de Vos?

Cristo Yacente  de Gregorio Fernández



Cristo Yacente, sale en la procesión de cada Viernes Santo

Cúpula de la capilla del Cristo

Cristo Crucificado


....

© Ángela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...